Posts actuales

jueves, octubre 25, 2012

Porno chic para mamás

Sexo, belleza y mucho dinero son el denominador común de esta nueva tendencia en la literatura, además de un poco de glamour con una buena dosis de erotismo y una pizca de relaciones tormentosas.

Christian Grey es guapo, brillante, imprevisible e inevitablemente sensual. Por si fuera poco, a sus 27 años ocupa los primeros números de la lista Forbes de los más ricos del mundo. Ante semejantes credenciales pocas jóvenes se resistirían a caer rendidas ante sus encantos. Hasta aquí se presenta el planteamiento de una novela romántica pero, si al clásico chico, sexy y rico que encuentra chica y se enamora, se le agrega algo de sexo explícito (eso sí, siempre dentro de la pareja y por amor), entonces surge lo que se ha dado en llamar “porno para mamás”, una tendencia de éxito que abrió la trilogía Cincuenta sombras de Grey y que se consume en grandes dosis… A la trilogía de E.L. James, ahora se le suma la también trilogía “Crossfire” de Sylvia Day, o La sumisa insumisa, de Rosa Peñasco. Erotismo para mujeres escrito por mujeres y que no busca escandalizar.

“Su nombre, intencionadamente provocador, es una muestra de que estamos asistiendo a un momento crucial de la revolución sexual femenina”, afirma Elisa Brune, autora del libro “La Révolution du plaisir féminin” (La revolución del placer femenino).

Este fenómeno significa que también se tienen en cuenta los impulsos sexuales femeninos expresados a través de sus fantasías de sumisión/dominación, hasta ahora reservadas a los hombres. Asimismo, demuestra la necesidad de proyectarse hacia una sexualidad menos convencional, en la que priman ciertos aspectos percibidos como más violentos y asociados al sadomasoquismo, sin necesidad de catalogarlos como una patología.

Para los sexólogos, éste “movimiento” puede ser muy positivo para las amas de casa y madres de familia para abandonar esa sexualidad monótona en la que están encasilladas. La acogida que está teniendo este tipo de literatura podría ser un signo de que algo está cambiando.

Cincuenta sombras de Grey llegó a los puestos más altos en Estados Unidos y Reino Unido y es ahora la obra más vendida en Argentina, México, Colombia, España, Italia, Brasil, Portugal y Venezuela. En los puestos de ventas en Bolivia, los libros salen del horno como pan caliente.

En el caso de Cincuenta Sombras, la jefa de prensa de Random House Mondadori en Argentina, Florencia Ure, dijo a EFE: “En definitiva es una novela de amor, aunque la gran diferencia con el resto de novelas románticas es que acá el sexo se cuenta de modo explícito. Yo no diría que es pornográfica, porque en ningún momento es vulgar. Aunque en el argumento hay algunos condimentos sadomasoquistas, todos son producto del acuerdo entre ellos. No hay sometimiento ni ninguna situación violenta”.

La editora Berta Noy de Espasa, que ha publicado en España “No te escondo nada” (primera parte de Crossfire), señala que “no se trata de una novela erótica” sino que se podría denominar “novela romántica con sexo explícito. Eso de “porno para mamás” es para el gran público pues, por muy explícito que sea el sexo no hay nada molesto, no hay nada que ultrapase ningún límite de los que el común del lector puede tolerar y esa es la gran diferencia de este género frente al género erótico puro”, explicó a Efe Reportajes.

“El sexo puede ser tórrido y frecuente pero siempre entre las mismas dos personas, no hay sexo por el sexo, no hay promiscuidad, los protagonistas se enamoran y es lo que hace avanzar la historia”, afirma Noy.

El fin de un tabú

Otra de las claves del éxito, apunta Ure, es que ha ocurrido un fenómeno social donde leerlo no es tabú. “Se ven madres en las plazas, junto a sus hijos leyéndolo. Aunque Cincuenta Sombras es algo subido de tono, adquirió la aceptación popular, donde no está mal visto estar con el libro expuesto y todo el mundo lo comenta abiertamente, hasta las hijas se lo recomiendan a sus madres”.

Son novelas que están dirigidas a un público bastante joven, desde los 20 años, explica Noy, quien señala que parte del éxito de estas novelas en EEUU empezó con el e-book, que es un soporte más de gente joven y se ha movido mucho en las redes sociales, sobre todo en Twitter.

“En Cincuenta Sombras de Grey no hay nada molesto, no hay nada que ultrapase ningún límite de los que el común del lector puede tolerar y esa es la gran diferencia de este género frente al género erótico puro”.

Por su parte, la psicóloga y sexóloga Adriana Arias analiza el fenómeno que disparó el libro “Cincuenta sombras de Grey”, un best seller que alumbra cambios muy interesantes en la relación de las mujeres y la sexualidad. “En este sentido, me parece acertado definirlo del siguiente modo: este no es un fenómeno literario sino que es un fenómeno social. Y lo es, tanto por lo que provoca como por lo que demuestra respecto a cierta tendencia al cambio en la posición femenina en relación a su sexualidad.

Las mujeres nos erotizamos particularmente con la imaginación y la fantasía, porque habilita y abre nuestra intimidad, porque las palabras nos encienden, porque nos permiten jugar y crear a partir de ellas”, dice Arias a la publicación EntreMujeres. /