Posts actuales

domingo, julio 01, 2012

Como tratar a un alcohólico

El alcoholismo es una enfermedad que no solo afecta a la persona directamente, pero también daña al entorno familiar que intentan ayudar, soportar y tratar a la persona alcohólica.

En muchos casos los parientes no saben la manera correcta de cómo tratar a un alcohólico, o no saben cómo ayudarlo una vez que el afectado decide acudir a un tratamiento para desintoxicación del alcohol y así saber cómo tratar a un alcohólico.



Instrucciones de cómo tratar a un alcohólico

Negarse a aceptar la responsabilidad de las decisiones tomadas por el alcohólico. Con demasiada frecuencia, a los relativos del alcohólico se les dice que son la principal razón del abuso y la adicción del alcohólico.

A pesar de las circunstancias si no le pones la botella en la mano y le obligas a beber tú NO eres el culpable de su adicción o enfermedad provocada por el alcohol.

Reconocer que el alcoholismo es una enfermedad y no un fallo en el carácter del individuo. No es un mal hábito con el que la principal ayuda del alcohólico pueda terminar con el toque del dedo. El alcoholismo es una condición que requiere tratamiento o cambios drásticos durante el resto de la vida del afectado.

Acepta el hecho de que el alcohólico no puede ser forzado a acudir a tratamiento. Cuando el alcohólico admita o se quiera dar cuenta que sufre de una enfermedad provocada por la adicción al alcohol es cuando nosotros podemos guiarle y aconsejarle de como se puede tratar para dejar su adicción, como y donde encontrar centros de rehabilitación o instituciones de alcohólicos anónimos.

No elija ser un facilitador. No le facilite ni le acerque ni le mencione cualquier bebida o lugar donde la sirvan. Evita decir excusas a favor del alcohólico o permitir las suyas. Sea firme pero a la vez amoroso de la manera que lo hable o discuta con el alcohólico/a.

Si te hace falta un descanso, tómatelo. Cuando se trata con un alcohólico pueden llegar situaciones con las que ya no podemos más, si esto ocurre es recomendable que nos alejemos durante un tiempo, visitar amigos o realizar alguna actividad que nos despeje la mente.

A la larga esto te ayudará a mantener un mejor balance emocional, y una mejor posición a la hora de ayudar a la persona afectada por el alcohol cuando decida que le hace falta ayuda o llegue hasta el punto que acepte que le lleves a tratamiento.

Obtenga soporte para consigo mismo. Hay muchos centros y comunidades que tienen soporte para quien lo busca y acuda a las reuniones convocadas por el centro. Puede encontrar centros de reunión en su zona buscando en la web de alcohólicos anónimos. Estos centros o grupos pueden ser de gran ayuda y le darán fuerza emocional, aprenderá maneras de ayudar a la persona alcohólica y realmente creer en lo que estás haciendo para ayudar y tratar a la persona afectada.



Consejos y Precauciones

Siempre sea realístico. Si el abuso del alcohólico llega hasta ser físicamente peligroso para nosotros debemos retirarnos de esta situación.

Si el alcohólico/a presenta peligro real físico para nosotros o a ellos mismos, debemos llamar a las autoridades inmediatamente. No intentes intervenir sin la presencia o apoyo de profesionales.

No existe cura para la adicción al alcohol. En el mejor caso, el alcohólico se recuperará lo suficiente como para llevar una vida completamente normal sin la necesidad de beber, de todas maneras la tentación siempre estará presente en la vida del alcohólico. Evita referirse a la persona como curada.