Posts actuales

lunes, mayo 28, 2012

México abrirá una clínica para atender a los niños mimados

La primera clínica de América Latina para atender a pacientes con el “síndrome del niño emperador” abrirá en México, para brindar tratamiento a los hijos excesivamente mimados, cuyos padres se convierten en una especie de súbditos a su servicio.

El propósito de la nueva clínica es mostrar a los padres “el camino adecuado para eliminar los problemas y alcanzar una adecuada relación afectiva con sus hijos”.

Actualmente hay pocos lugares en el mundo para el tratamiento de este problema, entre ellos la Escuela Especial para Padres en el Hospital de los Morales (Córdoba, España), adonde cada año acuden 50 familias para recibir asistencia y consejos de expertos.

El neuropsiquiatra mexicano Edilberto Peña señaló que el Centro Remembranza que empezará a operar en México pretende brindar tratamiento multidisciplinario con participación de psicólogos, terapeutas, expertos en psicoterapia asistida por equinos y terapia con teatro.

El problema de los adolescentes que ejercen violencia contra sus padres y se comportan como verdaderos tiranos, instaurando un “filiarcado” en oposición al “matriarcado” o “patriarcado” de las familias tradicionales, suele ser atribuido a la “excesiva permisividad” de los padres.

Internación

En la clínica, que se estima empezará a operar en agosto, los adolescentes de 12 a 18 años pueden permanecer internados hasta tres meses, para cambiar la mentalidad de los niños y lograr que se sometan a los dictados de sus padres.

Es “necesario extraerlos del núcleo familiar, porque existe una red de relaciones disfuncionales favorecida, de manera inconsciente, por los mismos padres”, explicó Peña.

La clínica contará con consulta externa, donde los padres recibirán tratamiento para cuando los hijos regresen a casa tras modificar sus relaciones distorsionadas por una mala interpretación de la llamada “democratización de la familia”.

Niños “emperador”

Los “niños emperador” suelen ser caprichosos y llegan a amenazar a sus padres con denunciarlos o incluso a acusarlos de abuso sexual, físico, verbal o psicológico.

En algunos casos también llegan a golpear a sus progenitores. “He visto en mi consulta hijos insultando o golpeando a sus padres”, afirmó Arturo Soria, psiquiatra de niños y adolescentes del Hospital Infantil de México Federico Gómez, una institución del sistema sanitario gubernamental.

Peña estimó que los hijos violentos con sus padres “tienen un trastorno en el control de sus impulsos”, derivado de “un padecimiento psiquiátrico, como trastorno bipolar o por déficit de atención e hiperactividad o algún problema de conducta, así como una lesión neurológica que los hace más agresivos”.

“Algunos tienen disfunción en la bioquímica cerebral y su naturaleza es ser impulsivos, retadores, desafiantes, oposicionistas”, precisó Soria, reconociendo que también operan factores como un ambiente familiar violento.

Peña aseguró que estos casos ocurren en familias “donde no están claros los límites”, “no existe un modelo en el que se reprenda a los hijos cuando actúan mal” o bien los padres ejercen violencia entre sí.

Pequeños tiranos
Educación La actitud de algunos padres puede conducir a que los hijos se conviertan en tiranos de la familia.


Consejos Las relaciones familiares, al igual que las amistosas, deben ser cultivadas con respeto, tolerancia, demostraciones de afecto y alegría compartida. Conviene que no haya en la familia “vencedores ni vencidos”.




“Es necesario extraerlos del núcleo familiar, porque existe una red de relaciones disfuncionales”
Edilberto Peña, neuropsiquiatra