Posts actuales

martes, marzo 13, 2012

Dos hermanos chinos triunfan con sus vegetales musicales

Los hermanos Nan, dos músicos campesinos del sur de China, saben interpretar un fragmento de Carmen con una armónica hecha de zanahorias o un clarinete improvisado con una lechuga: han actuado hasta para el primer ministro chino, y ahora sueñan con llevar su música “vegetariana” a todo el mundo.

Nan Weitong y su hermano pequeño, Nan Weiping, se hicieron famosos en su país al actuar en China tiene talento, la versión oriental del programa británico de TV que encumbró a Susan Boyle. Su humilde casa en el sur de Beijing es quizá la única del mundo donde los instrumentos musicales se guardan en la nevera.

“Empezamos tocando instrumentos tradicionales chinos, pero se nos ocurrió la idea de usar verduras y hortalizas porque de pequeños, cuando nos criamos en el campo, los usábamos para hacer ruido”, cuenta Weitong.

Disfrutando de su fama los hermanos no dudan en ofrecer a los periodistas que les visitan improvisados recitales con todo su instrumental, que incluye patatas y boniatos que ahora son ocarinas, brotes de bambú de bello sonido y tallos de loto como cuerdas.

La mayoría de los instrumentos vegetales son elaborados creando orificios en las hortalizas con un taladro eléctrico, medidos con precisión para que sus distintas profundidades generen diferentes notas al soplar por ellos.

No basta con agujerear, cuenta a EFE Weiping, pues luego se deben secar los orificios con esponjas u otro material absorbente, además de usar pequeños trucos caseros, como untar los agujeros con miel para que se sequen, endurezcan y puedan así producir música.

El hermano pequeño explica que, lógicamente, estos instrumentos son bastante efímeros y a veces se pueden usar sólo un par de días. “Pero aquí no desperdiciamos nada, después les quitamos la parte seca, los freímos y nos los comemos”, comenta entre risas.