Posts actuales

lunes, febrero 20, 2012

El alcohol y sus consecuencias en la salud

En Bolivia, los hechos de tránsito se encuentran dentro de las diez principales causas de mortalidad, que se producen bajo efectos de la ingesta de bebidas alcohólicas.

Las estadísticas reportan que la violencia sexual, de género, violaciones, crímenes y otros, son producto del consumo de drogas y alcohol. Los efectos del alcohol etílico sobre el organismo por ser una sustancia tóxica directa, llevan a carencias nutricionales y tiene un efecto sedante.

Los efectos sobre los principales sistemas del organismo que son acumulativos e incluyen alteraciones en el aparato digestivo, entre las más comunes son: las úlceras de estómago y de duodeno, la pancreatitis crónica, la cirrosis hepática, así como lesiones irreversibles en el sistema nervioso central y periférico. Pueden llegar a presentarse desmayos, alucinaciones e intensos temblores, conocido como el síndrome de abstinencia alcohólica que es grave, y luego el "delirium tremens", que puede ser mortal.

Asimismo afecta al corazón que puede provocar aumento del tamaño, en consecuencia presentará dificultad respiratoria, hinchazón del cuerpo y crecimiento del hígado, provocando a la larga la cirrosis hepática.

El alcohol durante el embarazo puede desencadenar en el síndrome alcohólico fetal. Sus síntomas son un retardo del crecimiento, alteración de rasgos cráneo-faciales, malformaciones cardíacas, malformaciones hepáticas, malformaciones renales y malformaciones oculares. El mayor daño es en el sistema nervioso central del feto, en el que puede aparecer retraso mental.

El alcohol hace que una persona pierda calor y la temperatura descienda pudiendo producirse la muerte por enfriamiento.

Con la finalidad de evitar hechos fatales a consecuencia de los efectos y cantidad de alcohol en la sangre, es importante conocer que una persona pasa por periodos cuando consume bebidas alcohólicas gradualmente, que son:

Periodo I.- Hay alteraciones funcionales a nivel cerebral, es así que la memoria, la atención, la asociación de ideas y el juicio están perturbados.

Periodo II.- Se observa síntomas objetivos como la ebriedad manifiesta, la palabra está exagerada, confusa y descoordinada; en la postura y en la marcha no hay coordinación y se complementa con la visión doble. (Es mejor recogerse y evitar lamentaciones posteriores).

Periodo III.- Ya es evidente el sueño profundo, inconsciencia, estupor, llegando al coma.

Periodo IV.- El coma es profundo la piel está húmeda y fría, el pulso acelerado y las pupilas dilatadas, la muerte se produce por parálisis respiratoria.

El alcohol mata las neuronas y estas no se vuelven a reproducir, lo que significa que éstas bebidas espirituosas, son extremadamente dañinas para el cerebro.