Posts actuales

jueves, enero 05, 2012

El pez más caro del mundo: pagan $us 725 mil por un atún

La cifra marcó un récord histórico en el Tsukiji, Tokio, el mercado de pescados mas grande del mundo. El ejemplar pesaba 269 kilos y fue adquirido por un restaurante de sushi.

El pez fue adquirido por el propietario de una cadena de restaurantes de sushi de la capital nipona, Sushizanmai. Kiyoshi Kimura fue el afortunado.

A $us 725.000 se trata del atún más caro de la historia de Japón, después del récord de $us 425.000 que alcanzó el año pasado un monstruo de 342 kilogramos, indicó un responsable de Tsukiji.

"Quería obtener el mejor atún, para que los clientes japoneses, y no extranjeros, puedan aprovechar", declaró el feliz comprador, Kimura, al referirse a las subastas del año pasado.

En enero de 2011, el atún más caro había sido subastado por el propietario de un restaurante de Hong Kong asociado a un nipón, dúo que ya había dominado las subastas en 2009 y 2010.

A este precio, el trozo de filete (ootoro), en sashimi (pescado crudo) o en sushi (acompañado de arroz con vinagre) debería ser propuesto a unos US$ 78 por unidad, pero el dueño de Sushizanmai decidió venderlo al precio normal de US$ 5,1, según los medios locales.

"La carne es de un rojo magnífico y la calidad del filete es excelente", comentó Kimura frente a un trozo de atún que acababa de comprar. "Es verdaderamente delicioso. El gusto no tiene comparación", añadió.

Emiko Misumi, de 44 años, tuvo la suerte de estar entre los primeros clientes en poder saborear un trozo de "ootoro", la parte más tierna de la especie, de color rosado pálido.

Japón consume un 80 por ciento de los atunes rojos en el mundo, en particular en sushi. Pero este tipo de pez de calidad superior es cada vez más apreciado en China y la participación del gigante en las subastas hace subir los precios.

De todas maneras, algunos países occidentales tratan de imponer una prohibición al comercio del atún rojo del Atlántico Este y del Mediterráneo, cuyo número iría en disminución.

Gracias a una intensa actividad ante los países en desarrollo, el gobierno japonés consiguió hasta ahora descartar esta amenaza. "Los productores de esta calidad son apreciados en el mundo entero", comentó Hirotaka Higurashi, de 22 años, interrogado sobre el tema de la pesca intensiva. "No se puede hacer mucho",culminó.