Posts actuales

jueves, diciembre 29, 2011

Científicos rusos construyen un Arca de Noé para sobrevivir al Juicio Final

La creencia de la cercanía del fin de los tiempos está más arraigada de lo que pudiéramos pensar. Tanto es así que unos reputados científicos rusos están construyendo una embarcación para que la humanidad tenga una oportunidad de sobrevivir, y a la que han puesto el nombre bíblico de Arca de Noé. (Que según el Antiguo Testamento fue una enorme embarcación construida por orden de Dios y cuyo relato se encuentra en los textos sagrados del judeo-cristianismo, la Toráh y el Antiguo Testamento, como en el Corán de los musulmanes, su origen puede remontarse al mito sumerio de Ziusudra y el contacto de los hebreos con la cultura mesopotámica después de la caída de Jerusalén.)

El Arca de Noé ha sido el nombre elegido por los científicos y arquitectos rusos que tienen todos los permisos de las autoridades de Rusia para la construcción del proyecto con una independencia absoluta, sobre todo después de que un equipo no revelado de científicos expusiera una serie de argumentos irrefutables sobre una posible hecatombe de proporciones bíblicas. El Arca de Noé se construiría en la Antártida y contaría con florecientes jardines donde habitarían animales y aves.

Los autores de proyecto han planificado crear una embarcación que mientras no se produzca la catástrofe serviría como edificio de casas normales que podría ubicarse en cualquier lugar que se considere apropiado. Es más, el proyecto no habla de una sola Arca de Noé sino de muchas diseminadas por el planeta y según lo que determinara cada gobierno.

Los científicos han tenido en cuenta que el diseño del Arca debía corresponder a una casa autosuficiente que fuera posible construir en cualquier lugar de la Tierra, incluso en las zonas más inhóspitas y deshabitadas. Parece ser que todo este "know-how" está bien planeado y planificado y se trataría de casas inteligentes bioclimáticas generadoras de su propia energía y reciclaje. (Lo pintan de una forma que casi estoy soñando con el Día del juicio Final para vivir en una de estas eco-sostenibles maravillas. ¿Es necesario que venga el Fin del Mundo para que nos cuidemos un poco de nuestro planeta? ¿No somos un poquitín bestias?)

Los fundamentos del edificio (Arca) son su base flotante y en el centro una gran tubería central en cuya parte inferior hay un macro grupo electrógeno que convierte la energía térmica en energía eléctrica; en la parte superior se encuentran las bombas de calor, los generadores de viento e incluso un generador de tornados.

La forma del edificio es de cúpula por una razón: que ayuda a los generadores de viento para crear un buen clima. Y la transparencia absoluta de la cubierta exterior es para la recogida eficaz de la energía solar, así como toda la generación de energía se basa en fuentes alternativas de energía. (Lo que antes he dicho que los gobiernos construyan muchas de estas casas arcas y que venga en fin del mundo. Pero si el fin de mundo es lo que estamos provocando ahora con la forma de tratar al planeta. Mira que somos asnos. Para mí que estos científicos rusos son más cucos de lo que pensaba y lo que realmente están haciendo es llamar la atención para que nos ocupemos todos los seres humanos de la sostenibilidad del planeta con un poco más de seriedad y sobre todo de conciencia.)

Los científicos dicen que si la casa está construida en el desierto y hay exceso de calor en el interior, también se han previsto unos dispositivos especiales que redirigen la energía a los contenedores especiales para su posterior uso. (Si todo esto y algo más lo hiciéramos ahora, el fin de mundo no llegaría nunca y viviríamos en paraísos terrenales, y lo siento por los mesías agoreros que prometen paraísos celestiales porque se irían al paro.)

El Arca obviamente también puede construirse sobre una plataforma de agua. En este caso el agua se tomaría directamente desde el mar o el océano antes de ser destilada.

En cuanto al reciclaje, toda la basura se dividiría en varias partes como es lógico. Una parte se utilizaría como fertilizantes; otra parte se procesaría y una última parte sería destruida dentro de las estufas especiales que producen los esenciales hidrógeno y oxígeno.

El proyecto contempla vivir en el interior del Arca de Noé sin necesidad de salir al aire libre que según sea la catástrofe no sabemos que nos podríamos encontrar. Grandes avenidas y jardines evitarían que añoráramos el exterior, incluso disfrutaríamos de Internet y televisión. (¿No se están pasando un poco los científicos con su desbordante imaginación?)

Un equipo de científicos estadounidenses fueron invitados por el científicos rusos y reconocieron que les gustaba el proyecto por lo que prestaron la debida atención, manifestando que colaborarían gustosamente en el proyecto. Parece ser que ya había un visto bueno por parte de la Casa Blanca después de que esta tuviera una larga conversación con Moscú.