Posts actuales

lunes, octubre 10, 2011

Semblanza del gobierno de Hernán Siles Zuazo

El segundo gobierno de la Revolución nacional tuvo como protagonista a Hernán Siles Zuazo, quien supo continuar el proceso instaurado en 1952.

Tras la decisión de Víctor Paz Estenssoro de dejar el poder, respetando la constitucionalidad y evitando el prorroguismo, Siles supo retomar el mando y afianzar políticas estatales que poco a poco fueron cambiando al país. Sin embargo, también se presentó un giro del nacionalismo propuesto en los primeros años a una economía de mercado supeditada a los recursos de la potencia del norte.

Según el libro de Presidentes de Bolivia de Floren Sanabria, su gobierno se caracterizó no sólo por su habilidad para consolidar la insurgencia de abril de 1952, sino porque tuvo firmeza para afrontar los brotes anárquicos y luchar con fe en la democracia del pueblo boliviano. Durante su gobierno se rebeló F.S.B. y tuvo lugar la muerte de Oscar Unzaga de la Vega y otros.

Siles fue un político experimentado más que un estadista. Nació en La Paz el 19 de marzo de 1913; hijo de Hernando Siles Reyes y de Isabel Zuazo.

SEMBLANZA

Abogado con estudios en la Universidad Mayor de San Andrés, fue diputado por La Paz en los períodos de 1940-43; 1944-46. En 1951 fue elegido Vicepresidente de la República en la fórmula de Víctor Paz Estenssoro, pero este triunfo no fue reconocido.

Intervino como jefe, inicialmente, en la revolución del 9 de abril de 1952; pero, en algún momento dejó la dirección de los revolucionarios a cargo de Adrián Barrenechea Tórrez. Logrado el triunfo, asumió la presidencia interina el 11 de abril, para entregarla a Paz Estenssoro el 15 del mismo mes. Durante su mandato vicepresidencial, fue Presidente de la Comisión de Reforma Agraria y vicepresidente de la Comisión Nacional de Coordinación y Planeamiento, habiendo asistido además, los años 1952 y 1954, a la Asamblea de Naciones Unidas presidiendo a la delegación boliviana.

Elegido presidente constitucional en 1956, se dedicó inicialmente a la tarea de reordenar la economía y estabilizar la moneda, que en realidad fue cumplida por una misión norteamericana jefaturizada por George Jackson Eder. Fue poco lo que hizo en tres años de gobierno, porque tuvo que hacer frente, permanentemente, a la oposición política encabezada por FSB y a la oposición sindical que llevaba adelante la Central Obrera Boliviana dirigida por Juan lechín Oquendo.

Cumplido su deber, entregó la presidencia a Víctor Paz Estenssoro en agosto de 1960, siendo designado Embajador en Uruguay primero y en España después. Retornó al país en 1964, para oponerse a los propósitos de Paz Estenssoro de prorrogar su mandato. Así lo hizo, resultando como consecuencia expulsado de su partido, el MNR, lo que impulsó a cooperar decididamente al golpe que preparaba Barrientos Ortuño, a cuyo éxito contribuyó notoriamente. Empero, al poco tiempo fue exiliado por el ya Presidente Barrientos Ortuño.