Posts actuales

martes, octubre 11, 2011

Nobel por estudio causa-efecto en macroeconomía

El Nobel de Economía 2011 premió ayer a los estadounidenses Thomas J. Sargent y Christopher A. Sims por sus trabajos para identificar las relaciones causa-efecto en macroeconomía y explicar el rol de las expectaciones en ese proceso.

Aunque independientes, sus contribuciones -desarrolladas en las décadas de 1970 y de 1980- son complementarias y sus métodos son hoy herramientas "esenciales" en el análisis macroeconómico para investigadores y políticos, señaló en su fallo la Real Academia de las Ciencias sueca.

La principal contribución de Sargent y Sims es, no obstante, "mostrar cómo las relaciones macroeconómicas causales pueden de hecho ser analizadas usando datos históricos, incluso en casos de relaciones recíprocas", según la Academia.

Pero, mientras Sargent se ha centrado ante todo en revelar los efectos de cambios sistemáticos en política económica, Sims lo ha hecho en mostrar cómo se extienden los "shocks" por la economía.

En una serie de artículos en la década de 1970, Sargent (Pasadena, EEUU, 1943) desarrolló un método en tres partes.

Su análisis arranca elaborando un modelo macroeconómico estructural, una descripción matemática precisa de la economía, y sigue con la búsqueda de una solución a ese modelo matemático antes de usar los datos históricos para calcular los parámetros fundamentales que no varían tras un cambio de política.

Este método puede ser aplicado por ejemplo para estudiar relaciones macroeconómicas cuando hogares y empresas ajustan sus expectativas a la vez que la economía va evolucionando.

Aunque algunas de las contribuciones de Sargent fueron sólo metodológicas, también ha aplicado sus métodos a la investigación empírica para estudiar episodios históricos de hiperinflación en distintos países europeos o por qué muchos países cambiaron su política inflacionaria durante la crisis de 1970.

Nacido en Washington en 1942, Sims introdujo en 1980 un nuevo método para identificar e interpretar "shocks" económicos dentro de datos históricos y analizar cómo éstos se transmiten de forma gradual a diferentes variables económicas.

Su método consta asimismo de tres partes: un pronóstico para variables económicas basado en un modelo de vector de autorregresión (VAR), una segunda fase en la que se extraen los "shocks" fundamentales a los que ha estado expuesta la economía y un análisis final de impulso-respuesta.

Los modelos VAR desarrollados por Sims se han convertido en instrumentos "indispensables" para los bancos centrales y los ministerios de Finanzas al analizar los impactos de los "shocks" en la economía y cómo ésta se ve afectada por las distintas medidas políticas, en palabras de la Academia.

Las vías de investigación inspiradas por Sargent y Sims tienen hoy en día mucho en común: las soluciones a los modelos desarrollados a partir de los métodos de Sargent se expresan a menudo en forma de un sistema VAR y se evalúan con análisis de impulso-respuesta.

Sargent y Sims suceden en el palmarés del Nobel de Economía a sus compatriotas Peter Diamond y Dale T. Mortensen, así como al chipriota-británico Christopher Pissarides, economistas distinguidos el año pasado.