Posts actuales

domingo, septiembre 18, 2011

Las plazas que adornan la llajta

La ciudad de Cochabamba conocida como la “ciudad de la eterna primavera”, posee uno de los mejores climas de Bolivia y alberga en su infraestructura urbana las mejores plazas, plazuelas y parques de Bolivia.

Las plazas, como ocurre en otras ciudades del país, tienen características propias y muchas de ellas encierran historias vinculadas con el pasado histórico de la región y del propio país.

Un ejemplo de ello, lo constituye la plaza 14 de Septiembre. Ubicada en pleno centro de la ciudad, conserva el típico aire colonial que contrasta con los avances arquitectónicos y construcciones modernas que dan paso a una nueva fisonomía urbana. Es el centro político y social, rodeada de vistosos jardines con abundantes árboles ornamentales.

En ella funcionan las principales instituciones públicas, como la Gobernación, la Alcaldía y el Concejo Municipal y la Policía Departamental, cuyas edificaciones ubicadas en la acera norte mantienen aún las características de la era republicana.

En la Plaza Principal convergen generalmente todas las expresiones políticas (marchas, movilizaciones, cabildos, mitines). Pero, al mismo tiempo, brinda espacios de esparcimiento, diversión y recreación a sus habitantes y a los visitantes del interior y exterior del país. Cuenta con accesos peatonales por las cuatro esquinas, tiene varias divisiones con espacios para reunión de personas al libre albedrío.

Los espacios centrales se los usa para diferentes actos conmemorativos y libertarios, en la parte sur tiene una vistosa y antigua fuente de agua. Está adornada por vistosos jardines que son atendidos permanentemente por la Alcaldía. También es un centro de espiritualidad, por la presencia de las dos principales iglesias de la ciudad: La Catedral Metropolitana y la Iglesia de la Compañía de Jesús.

La plaza Colón es la segunda en importancia por su forma y amplitud. Cuenta con espacios de vegetación y árboles ancestrales, cuidados con esmero. Se caracteriza por una gran fuente de agua y un típico puente peatonal. Eventualmente es utilizado como un centro de exposiciones de artesanía, textiles, manualidades, como también para exponer plantas y flores.

Allí comienza uno de los paseos más hermosos de la ciudad, conocido como El Prado, su nombre oficial es Gral. José Ballivián aunque en el pasado era denominado como Alameda, formada por palmeras y plantas de diferentes especies.

En El Prado, se encuentran instalados un sinnúmero de bares y restaurantes, hoteles, casas de hospedaje y tiendas comerciales.

Al final de la Alameda, se encuentra la plaza de las Banderas, conocida así porque en ella se encuentran instalados mástiles en los que flamean banderas de diferentes naciones, en una muestra de integración latinoamericana. Es también un punto de encuentro, por la proximidad con el estadio Félix Capriles.

A pocas cuadras se ubica la plaza Sebastián Barba de Padilla, donde según algunos historiadores tuvo lugar la fundación de la Villa de Oropesa. Sobre la avenida Salamanca, están localizadas las plazuelas Constitución y Quintanilla, que tienen jardines más sobrios y con escasa vegetación.

La plaza Gerónimo de Osorio, es también visitada como el lugar donde tuvo lugar la primera fundación de la Villa de Oropesa. Está ubicada en la zona sur de la ciudad, en una superficie reducida donde existen dos monumentos, uno dedicado al fundador de la Villa de Oropesa Don Gerónimo de Osorio y otro que representa la conquista española.

La plaza Luis Felipe Guzmán (Cala Cala), situada en el norte de la ciudad, tiene un carisma muy especial, porque recuerda a la campiña que en el siglo XX era frecuentada por las familias adineradas a sus casas campestres en busca de esparcimiento. Si bien aún existen algunos vestigios de construcciones coloniales del pasado, actualmente es considerada como una zona residencial y moderna de Cochabamba.

Conocida como la Recoleta, la plazuela Ubaldo Anze, es una de las más concurridas tanto en días ordinarios, como festivos. Especialmente los primeros viernes de mes, la gente acude a la Iglesia para participar de la Eucaristía en la Iglesia, luego de la cual se vende el tradicional api con pasteles al aire libre, junto con otro tipo de masitas.

Junto a la Iglesia se encuentra el Hotel Cochabamba, de reconocida trayectoria en hospedaje y gastronomía internacional. Complementariamente, se abrió un nuevo paseo conocido como "Boulevar“ donde se han instalado reconocidos restaurantes, que hacen gala de la tradición gastronómica de Cochabamba, discotecas y locales donde se realizan peñas folklóricas y hasta sofisticados pubs, que son frecuentados tanto por propios como por extraños.

Un singular atractivo posee también la plaza 4 de Noviembre en la zona de Queru Queru, al norte de la ciudad, recientemente remodelada por la Alcaldía Municipal con una amplia fuente de agua. Este espacio se encuentra rodeado de modernos edificios.

Una de las plazuelas que tiene una enorme tradición histórica, cultural, recreacional, medioambiental y turística es la Esteban Arze ubicada al pie de la colina de San Sebastián. Allí se realizó el primer cabildo en la época de la independencia y se libró la batalla contra las huestes de Goyoneche.

En el año 1917, cuando llegó el ferrocarril a Cochabamba se instaló la primera estación de trenes en San Sebastián, donde en la actualidad queda delimitada entre la subida a la colina de las Heroínas de la Coronilla y la avenida Ayacucho. En esta plaza, también se encuentran localizadas las dos cárceles (de varones y mujeres) de la ciudad.

Las plazas de Cochabamba se encuentran muy ligadas al fervor religioso de los pueblos, pues en la mayoría de ellas cuentan con una iglesia. Así en la plaza 14 de Septiembre están ubicadas la Catedral y la Compañía de Jesús, en la plaza Colón el Hospicio, la Iglesia de Santa Teresa, en la plaza Granado, la del Corazón de Jesús en la plaza Corazonistas, otra en la Recoleta, San Pedro, etc.

La Catedral Metropolitana

Se construyó a principios del siglo XVIII, sobre la base de un antiguo templo del siglo XVI. Se encuentra ubicada en la plaza 14 de Septiembre, siendo uno de los símbolos característicos de la ciudad.

Fue denominada Catedral Metropolitana desde el 30 de julio de 1975, en que la Diócesis de Cochabamba fue elevada a sede metropolitana mediante bula Quo gravius del Papa Pablo VI, y ejecutada por Mons. Giuseppe Laigueglia, Nuncio Apostólico de Su Santidad, el 29 de noviembre del mismo año.

El investigador E. Wethey fue el primero en fijarse en la belleza de los monumentos virreinales de Cochabamba y entre ellos figura la portada de la Catedral, misma que se abre entre dos grandes contrafuertes que parecen dispuestas para recibir en arco. Está compuesta de tres cuerpos con columnas salomónicas que flanquean la puerta, la hornacina y la ventana que ocupan el centro de la composición.

El diseño de este pórtico está influido por el estilo ecléctico, ya que sus columnas son una combinación de columnas corintias con arcos bajos de medio punto y un amplio rosetón ojival que se alza sobre el arco central. Esta composición contrasta con la de la fachada de pies del edificio y la torre.

A vista de pájaro representa una perfecta cruz latina. Una arcada moderna, que corresponde a principios de siglo, le cubre el frente que da hacia la Plaza Principal.

Internamente está cubierta con pinturas modernas, por lo que no se puede apreciar sus dimensiones.

La edificación de este templo, como todas las ubicadas en la Plaza Principal, es una de las más importantes del departamento porque en ella se llevan a cabo las actividades litúrgicas más representativas como la posesión del Arzobispo. Esta iglesia fue reconocida como monumento histórico y arquitectónico el 7 de diciembre de 1967.