Posts actuales

miércoles, julio 06, 2011

El bikini cumple 65 años

Aunque lucir este pequeño trozo de tela requiere algunos sacrificios, el amor al bikini sigue vigente. Este año cumple 65 y, a pesar de sus edad, sigue siendo el modelo de traje de baño preferido. Hoy día incluso existe en versión computarizada.

Monokini, trikini, tankini, mixkini: el dos piezas existe en todas las formas, colores y variantes. Este año se puede adquirir incluso hecho a medida en la computadora. En vez de tener que ponérselo en el incómodo probador, las clientes pasan ahora por un escáner. Con esas medidas, el ordenador calcula el corte ideal y el resultado es un bikini conformado por miles de pequeños trozos de nylon que se adecúan perfectamente al cuerpo.

El dos piezas ya era usado por bellezas romanas. Sin embargo, se estableció como su verdadero nacimiento el 5 de julio de 1946 en la piscina "Molitor" de París, cuando el diseñador Louis Réard subió a la pasarela a la modelo Micheline Bernadini con no más de cuatro triángulos sobre el cuerpo, dos abajo, dos arriba.

La pequeña prenda cayó como una bomba en el atolón Bikini. De hecho, su nombre se debe justamente a las pruebas con bombas atómicas realizadas pocos días antes por los estadounidenses en las islas del Pacífico. "Los retazos de tela con cordones" provocaron una indignación similar a las pruebas con bombas atómicas.

El bikini fue considerado escandaloso durante mucho tiempo y fue prohibido en varios balnearios. Marilyn Monroe causó revuelo en bikini en 1953 al igual que Brigitte Bardot, que el mismo año hizo furor en Cannes con un bikini rosa cuadriculado. Considerado amoral y contrario a los dictados de la moda, que prescribían un traje de baño de una sola pieza, el bikini fue desterrado durante un tiempo.

Pero no para siempre: la revolución sexual de los 60 revivió al bikini. Se volvió popular cuando Ursula Andress lo lució en la primera película de James Bond, 'Dr. No', y Paco Rabanne lo hizo "apto para salón" cuando diseñó sus modelos en plástico. Así y todo, en 1968, en alguna que otra piscina se leía: "Prohibido usar los llamados bikinis".

Hoy en día, con más tela o con menos, el dos piezas es uno de los protagonistas exclusivos del verano.