Posts actuales

jueves, abril 23, 2009

Aborto: Aspectos psicológicos

Posiciones éticas
Al menos existen varios posibles planteamientos éticos: derecho del feto/embarazada, tolerancia y elección de la maternidad. Los desarrollaremos desde los dos puntos de vistas opuestos "por la libre elección" y "prohibicionistas" teniendo en consideración que existen toda una gradación de posicioes intermedias.
Contraposición entre los derechos del feto y de la embarazada
Puede identificarse un conflicto entre los derechos del feto y la libertad de la madre.
Base del conflicto
El feto es una realidad absolutamente dependiente de la madre. La dependencia del feto es «absoluta» en el sentido de que nadie salvo la madre puede asegurar su vida. La madre no puede «renunciar» al feto si no es matándolo, salvo tal vez en los casos excepcionales en que el aborto tiene lugar tan tarde en el desarrollo del feto que éste sigue vivo aun después del aborto. En estos casos se plantea un problema más fácilmente soluble. ¿Tiene la madre derecho a determinar el destino de lo que es ya un niño?; Al decidir abortar la madre ha renunciado a esos derechos, y si otra persona, o el Estado, desea criar al niño, la madre no debe impedirlo.
Posición "por la libre elección"
Si una persona tiene derechos de alguna clase, son ante todo los derechos a su propio cuerpo. Sólo en circunstancias muy especiales se puede forzar a una persona a hacer algo - especialmente algo concerniente a su propio cuerpo- que no quiera hacer. La sociedad impone menores restricciones en la libertad de cada cual se refieren al modo como se trata el propio cuerpo. Al aceptar consumar el acto sexual la mujer no cede voluntariamente «una porción de su libertad para los próximos nueve meses si queda embarazada» al practicar el coito.
Deficiencia de la posición: Si hablamos del cuerpo de una mujer como su «propiedad» en un sentido muy amplio de esta palabra. Las leyes en general, aspiran a proteger las prerrogativas del propietario de modo que pueda hacer lo que quiera con su propiedad. Pero ¿Cuándo hay límites en los que alguien puede hacer con una propiedad? Cuando sus actos atentan contra los derechos de otras personas.
Posición "prohibicionista"
El feto tiene derecho a la vida porque es portador de valores. Para algunas personas esta dependencia «absoluta» acarrea consigo una obligación asimismo «absoluta»: la madre tiene que seguir llevando al niño en su seno.
Deficiencia de la posición: Considera que el embarazo como una especie de castigo. Hay una cierta forma de inconsistencia en esta posición: la vida es buena, pero el portador de vida merece ser castigado.
Tolerancia en las posiciones pro y contra
La tolerancia es un valor ampliamente aceptado en la sociedad actual; Casi nadie confiesa ser intolerante. No obstante lo que se considera tolerable o intolerable depende del asunto del que se trate, el temperamento personal, la educación recibida y sobre todo con el mayor o menor interés que pueda existir sobre el asunto debatido (se suele ser más tolerante con lo que importa poco).
La tolerancia nunca es completa pues, aceptar todas la alternativas por igual, sería tanto como mantener que no merece la pena discutir sobre el asunto. Ser tolerante implica operar dentro de un sistema de convenciones tácitas o explícitas pero que no son completamente inamovibles.
Base del conflicto
El aborto es una decisión voluntaria de la madre que puede estar condicionada por multiples factores. Una posición tolerante sería aquella que permita tomar en consideración todas las partes afectadas y los factores condicionantes dentro de un sistema de convenciones compartidas.
Posición "por la libre elección"
Esta posición considera decisoria la voluntad de la mujer. Su decisión se considera como la más autorizada para considerar todos los factores involucrados. En el fondo se trata de una actitud solipista donde se considera que la mujer tiene una acceso privilegiado a el tema. Esta actitud se ve atenuada por la colaboración de profesionales (médicos, psicologos y asistentes sociales), ayudas sociales (como centros de acogida, gratuidad) y límitaciones legales (en cuanto procedimiento y límites temporales). La opinión de otros actores, como el padre, la familia o la propia sociedad, no son tomados normalmente en consideración salvo a través de su influencia sobre la embarazada.
Posición "prohibicionista"
Esta posisición considera el aborto un asesinato. Esta calificación excluye cualquier tolerancia al respecto propugnando todo tipo de medidas de cohación tanto legales como sociales para evitar su practica. Es una actitud donde sus defensores tratan de imponer su opinión incluso a las partes directamente afectadas y excluyen cualquier consideración de los condicionantes involucrados. En entornos "permisivos" optan por estrategias que van desde la información y grupos de ayuda a las acciones violentas contra las personas personal o profesionalmente involucradas en su practica. En entornos "prohibicionistas" ejercen lo más minuciosamente posible el control sobre los colectivos afectados para evitar su práctica propugnando castigos ejemplares.