Posts actuales

domingo, noviembre 05, 2006

HERENCIA APLICADA AL HOMBRE

GENERALIDADES.- La universalidad de las leyes mendelianas en su aplicación a los vegetales y animales nos permite asegurar que numerosos caracteres normales y patologicos de la especie humana se transmiten de acuerdo con dichas leyes. Con todo, es uy grande la dificultad que se presenta al querer comprobar experimentalmente la herencia del hombre, y esto se debe a numerosas causas que pasamos a enumerar.
La primera dificultad la hallamos en el hecho de que no existe casi ninguna raza humana pura desde el punto de vista de los caracteres geneticos, pues la mayoria de los individuos son heterocigotos complejos debido a los innumerables cruzamientos de caracteres efectuados entre sus ascendientes.
Otra dificultad la constituye la reducida fecundidad de la especie humana, ya que el corto numero de individuos de una generación no permite establecer la proporción mendeliana de los descendientes, en la que los grandes números constituyen l base de la interpretación.
A pesar de estas dificultades se ha podido comprobar el “comportamiento mendeliana” de algunos caracteres morfológicos, como el color y la forma de los cabellos, el color de los ojos, etc.
En el caso de los cabellos se ha comprobado que el color negro es dominante y e rubio y el rojo recesivos; los rizados son dominantes y los lisos recesivos.
En cuanto al color de los ojos, los negros o pardos dominan sobre los verdes, azules, celestes y rosados.
Tambien se ha podido determinar el comportamiento mendeliano de otros muchos caracteres, tales como el color de la piel, la forma de la nariz, la forma del cráneo, la estatura, el peso, etc.

HERENCIA PATOLOGICA.- Existen numerosos caracteres anormales o patológicos en el hombre, cuya transmisión hereditaria se ha comprobado. Algunos de estos caracteres son dominantes y otros recesivos. Es de hacer notar que en todos los casos estudiados unos y otos obedecen, en general, a los principios mendelianos.
Enfermedades y anormalidades de carácter dominante.- En estos casos, en el proceso de la transmisión hereditaria, el carácter de enfermedad o anormalidad de uno de los progenitores domina sobre el carácter de normalidad o salud del otro.
De acuerdo con las leyes mendelianas, si uno de los padres enfermo “homocigoto”, los hijos heredaran el carácter anormal o enfermedad (dominante) con preferencia al carácter normal o salud (recesivo)

Resultaran, pues, todos enfermos (con factor salud recesiva), de modo que al unirse con otro individuo que sea portador de los mismos factores seguirán transmitiendo su enfermedad con carácter dominante a la nueva generación en la misma forma y en la misma proporción que hemos indicado: hijos sanos e hijos enfermos, dominando estos en los ¾.

El esquema adjunto permite estudiar todos los cruces posibles con sus respectivos resultados hereditarios.
Entre las numerosas deformidades o enfermedades que se transmiten de acuerdo a este tipo podemos citar:

La adactilia (sin dedos); la monodactilia (un solo dedo); la hipodactilia (numero de dedos inferior al normal); la hipodactilia (dedos supernumerarios); la atricosis (falta de pelo); el albio leporino; la diabetes insípida; la ceguera nocturna (no ven en la penumbra); la propensión al asma; los dientes supernumerarios; la falta parcial de dientes; la propensión a la urticaria; etc.

Enfermedades y anormalidades hereditarias de carácter recesivo.- En este aso el carácter anormal o de enfermedad de uno de los progenitores es recesivo, es decir, que no se manifiesta sino que se halla en estado latente. Los hijos de estos padres serán todos aparentemente sanos pero han heredado el carácter, enfermedad o anormalidad (que se manifiesta por ser “recesivo”) y que seguirán transmitiendo a sus descendientes en mayor o menor numero. La enfermedad o anormalidad solo se pondrá de manifiesto cuando uno de estos individuos, que llevan el carácter recesivo en latencia, se una con otro de la misma o extraña familia que sea portador del mismo carácter.
Este es el peligro que presenta la union entre consanguineos , pues puede suceder que ambos portadores del carácter patologico recesivo, procreando, en consecuencia, hijos enermos que, muchas veces, presentan la enfermedad con caracteres mas graves que en sus antecesores debido a la herencia acumulada y progresiva.

Entre las principales anomalias que se transmiten con carácter recesivo podemos citar: enanismo verdadero; imbecilidad; idiotez y debilidad mental, ciertas formas de sordomudez; demencia precoz; dientes salientes; microcefalia; paralisis infantil; etc.
El esquema de la transmisión hereditaria de las enfermedades recesivas ilustra suficientemente sobre este proceso.
LA SELECCIÓN DE LA ESPECIE HUMANA
Bsandose en estos conociemientos relativos a la herencia de las deformaciones y de las enfermedades ha surgido una nueva ciencia: la Eugenesia.
Su Objeto.- La eugenesia tiene o objeto la aplicación de las leyes biológicas sobre la herencia al perfeccionamiento de la especie humana: regula la unión matrimonial de los individuos para evitar, en lo posible, el nacimiento de seres enfermos, degenerados, débiles y anormales, y asegurar la procreación de hijos sanos y físicamente bien dotados.
Ademas, inspirándose en una higiene apropiada para impedir los determinantes morbosos o atajarlos en sus manifestaciones, procura perfeccionar las cualidades de la especie humana y reducir sus defectos a un mínimo.

Aspira, pues, la Eugenesia a una selección artificial, ventajosa para las generaciones futuras, haciendo que predominen en el grupo humano los seres mejor dotados.
Sus Métodos y Medios de Acción.- para conseguir este objeto seria necesario, a juicio de algunos autores, una legislación especial que impidiera la reproducción de portadores de enfermedades morbosas dominantes que se transmiten inexorablemente a la descendencia; otros abogan por la esterilización de dichos individuos, o por su violenta eliminación.
De acuerdo con esto, en numerosos países se han dictado leyes, como ser la obligación del examen medico prenupcial. Pero hay que observar que estos reconocimientos y dictamenes medicos no deben tener fuerza legal ni prohibitiva alguna, pues obrar de otro modo seria atentar contra un derecho natural del hombre, cual es la propagacion de la especie. Esos dictamenes deben ser simples medios de información que pongan a cubierto de la ignorancia.
Una ley reconocida y admitida desde tiempos remotos es la que prohibe el matrimonio dentro de ciertos grados proximosde consengueinidad. Lo que se persigue en tales casos es la prevision del familiar y evitar la herencia morbosa.

Digamos de paso que las medidas tan radicales como la esterilización y la eliminación de tarados, propuestas por la primitiva Eugenesi, no pueden ser admitidos por oponerse a derechos naturales del hombre.

Es por eso que la moderna Eugenesia se propone solo dirigir y coordinar los esfuerzos de la selección natural en beneficio de la colectividad.

Felizmente para nuestra generacion, el mejor conocimiento de ciertas enfermedades, y el perfeccionamiento de la terapéutica permiten hoy adoptar determinadas precauciones que lejen el contagio y eviten la herencia patológica.

Pero, mas eficaces que las leyes eugenesicas positivas son las practicas y costumbres eugenesicas: por ejemplo, organizar la lucha contra el alcoholismo y demas enfermedades sociales: tratar de instruir a los individuos acerca de los procesos morbosos hereditarios; despertar en ellos la conciencia de su responsabilidad frente a las generaciones venideras; desaconsejar la unión matrimonial a los enfermos que se sabe transmitirán inevitablemente su tara; y, al mismo tiempo, dar a la juventud una sólida educación moral, pues es la única que fortalece la voluntad y es, l mismo tiempo, un freno contra los instintos perversos, que son causas de innumerables estados morbosos.

La Eugenesia debe completarse con la cultura física bien dirigida no se trata de fines de atletismo, ni de puro interés deportivo. El objeto que se persigue es el de robustecer al individuo para aumentar su capacidad funcional. De esto se deduce que semejantes prácticas sean para amos sexos. Se instituirán, desde la edad escolar, ejercicios gimnásticos que corrijan los defectos de la vida sedentaria. Mas adelante pueden recomendarse otros mas variados con iguales fines.